Paella de Marisco con Carne

  • Receta de
    Paella de Marisco

  • Paella de Marisco
    con Alcachofas

  • Paella de Marisco
    con Pollo

  • Paella de Marisco
    con Verduras

  • Paella de Marisco
    con Rape


  • "Paella de Marisco con Carne"

    Receta de Paella de Marisco con Carne


    Ahora vamos con una de las mejores recetas que te proponemos, en este caso os detallamos como hacer una riquísima paella de marisco con carne. Sigue paso a paso las indicaciones y verás cómo te sale perfecta.

    Ingredientes:

    - 500 gramos de arroz
    - 300 gramos de almejas
    - 300 gramos de gambas
    - 300 gramos de calamares
    - 400 gramos de mejillones
    - 500 gramos de carne de cerdo
    - Media copa de vino blanco
    - Dos litros de caldo de pescado
    - Un par de dientes de ajo
    - Una cebolla grande
    - Dos pimientos verdes
    - Colorante
    - Azafrán
    - Dos hojas de laurel
    - Sal
    - Aceite de oliva virgen




    Preparación:

    Para preparar esta paella de marisco con carne vamos a emplear un buen solomillo de cerdo, el cual vamos a limpiar bien para dejarlo sin grasas, y lo troceamos en trozos de tamaño adecuado para comerlos en la paella. Si prefieres emplear otra pieza distinta te recomendamos que sea una carne tierna y magra, como el lomo de cerdo, o bien emplear carne de ternera, aunque a nosotros nos gusta más la de cerdo para esta receta. Lo mejor es elegir el trozo de carne en la carnicería y trocearlo después en lugar de comprar la carne ya troceada, porque así elegimos una pieza completa y nos evitamos emplear restos de otras piezas diferentes. El mismo carnicero nos la puede trocear de forma adecuada o bien hacerlo nosotros en casa.

    Después pasamos a dejar listo el marisco para cocinarlo, comenzando por limpiar bien los mejillones frescos, a los cuales vamos a quitar las barbas y todo lo que tengan pegado en sus conchas. Al final los pasamos por agua bajo el grifo y los cocemos en un cazo y cubiertos con agua, hasta que se abran todos. Hacemos lo mismo con las almejas, en otro cacito diferente y cubiertas de agua, hasta que se abran. Después colamos los caldos de las cocciones, que emplearemos después, y reservamos tanto las almejas como los mejillones ya abiertos.

    Posteriormente vamos a pelar las gambas, quitándoles las cabezas y las cáscaras, las que pondremos a cocer en agua, hasta que comiencen a hervir, entonces colaremos también esa agua de cocción y lo reservamos, desechando los restos de las gambas. Los calamares, si los hemos comprado enteros, vamos a limpiarlos bien y a cortarlos en trozos de un tamaño adecuado para comer, y si los hemos comprado cortados en anillas sólo tendremos que cortarlas en trozos menores.

    Con los ingredientes anteriores ya listos para cocinarlos, vamos a ponernos a preparar ya el sofrito, que será la base de nuestra paella. Picaremos lo más pequeño que podamos tanto la cebolla como los dientes de ajo, previamente pelados. Los pimientos los lavamos bajo el grifo para dejarlos bien limpios y después los abrimos para quitarles las semillas del interior, y los troceamos también en trozos pequeños. Con los tomates hacemos lo mismo, se lavan y se trocean o trituran bien, en caso que vayamos a emplear tomates naturales, algo recomendable si es época veraniega, donde encontramos buenos y sabrosos tomates frescos. Si lo preferimos o si no tenemos buenos tomates, una buena opción es sustituirlos por una lata de tomates triturados, que da buen resultado y es cómoda de emplear.

    Empezamos sofriendo el ajo y la cebolla en una paella amplia, que ponemos a calentar tras agregar una buena cantidad de aceite de oliva virgen. Vamos a sofreír estos ingredientes a fuego medio y con un poco de sal por encima, hasta que empiecen a dorarse, entonces añadimos el laurel y los pimientos troceados, y mantenemos así unos 4 o 5 minutos, para que los trozos de pimiento se hayan ablandando un poco. Vertemos en la paella nuestro tomate triturado, el que hayamos elegido emplear finalmente, y dejamos cocinar a fuego más bien suave unos 8 o 10 minutos, para que espese poco a poco al ir consumiéndose el agua del mismo.

    Cuando esté el refrito bien cocinado, agregamos el arroz y lo dejamos cocinar dos o tres minutos, removiendo mientras tanto, para que tome los sabores del refrito. Mientras tanto calentamos el caldo que habíamos reservado, del cual necesitarnos un par de litros más o menos, que podremos completar si fuera necesario con caldo comprado, por ejemplo. Tras rehogar el arroz un poco echamos la carne salpimentada y el vino blanco, dejamos cocinar hasta que se evapore todo el alcohol del vino, y vertemos el caldo templado o caliente, no todo de golpe, subimos la intensidad del fuego y esperamos a que comience a hervir, entonces bajamos a intensidad media.


    Añadimos los calamares troceados, un poco de colorante para dar color al arroz y un poco de azafrán, en hebras o en polvo, y mantenemos a la misma intensidad el fuego. Dependiendo del tipo de grano de arroz y la temperatura, el arroz va a tardar sobre unos 20 minutos en estar bien tierno, tiempo en el que iremos agregando más cantidad de caldo caliente a medida que lo vaya necesitando. El arroz debe quedar tierno y la paella quedar sin caldo, por lo que es recomendable ir agregando el caldo poco a poco, sobre todo al final de la cocción para que no nos quede muy caldoso.

    Cuando falten unos 5 o 6 minutos para acabar de tener el arroz listo, agregamos los mejillones, enteros o quitándoles previamente las conchas vacías, para que se terminen de cocinar durante esos minutos. Corregimos el punto de sal si fuera necesario y esperamos a que el arroz esté en su punto, entonces apagamos el fuego y dejamos reposar 5 minutos, agregando las almejas y las gambas peladas, bien repartidas, para que se acaben de cocinar con el calor del arroz. Y ya tendríamos lista nuestra riquísima paella de marisco con carne, que serviremos en caliente para disfrutarla por completo